Cuartos Frios

Cuartos fríos

Los cuartos frios son recintos cerrados construidos con paneles modulares de fácil instalación y desinstalación. Al ser modulares nos permiten realizar diferentes composiciones en cuanto a medidas y divisiones interiores. Estos recintos facilitan el trabajo de conservación o congelación de alimentos, así como la optimización y aprovechamiento de espacios.

El uso de cuartos frios para la conservación de productos perecederos como carne, pescados, huevos o frutas resulta indispensable. El frío que proporcionan es clave en la prevención de muchos problemas relacionados con la aparición de patógenos en alimentos. Forman parte de uno de los principales eslabones de la cadena alimentaria. Cualquier producto perecedero entra a formar parte de este paso antes de ser comercializado ya que se trata de alimentos que necesitan, de forma ininterrumpida, la acción del frío, desde la poscosecha o el sacrificio hasta el consumo o su uso en la industria. De ahí la importancia de contar con unas instalaciones adecuadas de almacenamiento, tanto en las zonas de producción como en las de abasto y en las industrias procesadoras de alimentos.